La naturaleza me ayudo a superar una depresión

La verdad que un título quizás algo fuerte, pero en el fondo sé es la pura realidad. Me encontraba en una ciudad cosmopolita, fuera de mi isla, me encontraba en una ciudad de oportunidades, con un trabajo de Ingeniera en una empresa a nivel internacional, ¿pero qué paso?

Ni yo misma lo sé, de repente empece a ir para atrás, cansancio extremo quizás era lo más notable. Me hicieron muchas pruebas, análisis, de todo, hasta que un día, la doctora me pregunto ¿como estás Miriam?, yo simplemente me puse a llorar, llorar y más llorar.

En ese momento me comento, que todos los síntomas, junto con no encontrar una razón lógica en las pruebas, la llevaba a creer que lo que me pasaba era que estaba depresiva. ¡Que fuerte! ¡Yo! esa palabra siempre había estado muy lejos de mí, siempre creí que eso le pasaba a los demás no a mi.

El caso es que me mando medicación, algo que de verdad me costaba asimilar el hecho de tomarla. Pero no me conforme decidí buscar el origen por el cual estaba así, ¿era el trabajo? ¿la familia? ¿sentimental? ¿qué era?

Pasados ya muchos años de aquello, se era un cúmulo de cosas. Me atreví a venir a desconectar en la isla, Tenerife, a tomar unos días de descanso, ver a la familia, pero también fui al monte, yo sola, tenía la necesidad de ir. Todo ello, toda la situación solo significaba algo, no me gustaba mi trabajo, no me gustaba la ciudad pese a mis expectativas. Así que empece un ciclo de fin, donde deje el trabajo, donde terminaría unos estudios en la ciudad, para luego volver a mi tierra.

Creo que ese ha sido un punto clave para mi amor por la naturaleza, sentir que lo que verdaderamente me llenaba era la montaña, junto con el mar, esos momentos, unido a tener a mi familia cerca. Si un día necesito un abrazo de mis padres o hermanos, se que en 15 minutos lo puedo tener.

Con el paso de los años ese amor o ese bienestar cuando recorro el monte, o cuando me baño en el mar es más profundo. Soy más consciente de ello, y se que poco a poco lo seré más aún, quizás se llame madurar, o no se cómo, lo importante es que me hace sentir bien.

Cree en ti

Con este post quiero hacerte ver, que cualquier sentimiento que venga hacia ti, si sientes cosas malas, identifica cuál es el origen y cámbialo. Nadie te va a poder ayudar más que tú mismo, tú tienes la fuerza de cambiar aquello que no te gusta. Tú tienes la fuerza de ser dueña o dueño de tu vida, y elegir tú futuro.

¿Te gustaría que tu negocio/marca apareciera en mi blog o redes sociales? Envíame tu propuesta a miriamcastroes@gmail.com

Comparte en tus redes...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Artículos recomendados

1 comentario

  1. Hay que conectar con la naturaleza, es la única que no te falla…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *